Por qué tengo alucinaciones al volante? La fatiga del cuidador

Hace años podía conducir durante horas , de noche, sin ningún problema. Ahora intento evitar las horas nocturnas de conducción y los grandes viajes en que tenga que conducir todo el rato yo.. ¿motivo? La fatiga y más concretamente las alucinaciones por fatiga al conducir.

Todo empezó un día que conduciendo de noche me dí cuenta que no recordaba nada de los últimos minutos. No iba drogado ni borracho, no me había dormido al volante, estaba conduciendo correctamente y acababa de pasar una zona con curvas y seguía vivo, así que, como no recordaba nada presupuse que había conducido con el piloto automático puesto. No le dí más importancia.

Meses después tuve mi primera alucinación. Me vi a mi mismo como un comecocos gigante avanzando en un pasillo comiendo pastillas de luz ( juro que no iba drogado aunque sea dificil de creer :) ). En ese momento oí la voz de mi padre ( que hacía meses que había muerto) diciéndome: "Para de hacer el capullo y despiértate". Me desperté de golpe... al volante. Las "pastillas de luz" eran las marcas viales discontinuas de la separación de carriles y yo era un conductor que en ese momento estaba extremadamente asustado. Supuse que ese día iba cansado, y que el fallecimiento de mi padre aún era demasiado reciente, y eso me había generado ese "sueño". Pero el miedo ya lo tenía en el cuerpo.

Después de unos sustos de pequeña importancia, unos cuantos meses después , conduciendo, me estaba quedando dormido y claramente vi un perro ( un galgo y parecía bastante desnutrido) en medio de la autopista. El perro se asustó y salto fuera de la carretera sin más percance. Un rato después empecé a calcular..., a 120km/h que circulaba yo, se recorren 33 metros por segundo, es decir, que el tiempo que pasó entre que vi el perro y este escapó fue de 0,15 segundos ( cuando lo vi no estaría más lejos de 5 metros de mi coche, estático, podéis hacer los números). Entonces, el  perro tuvo que recorrer mínimo 2 metros ( hasta el arcén) en 0,15 segundos que esto nos da una velocidad de 48 km/h mínimo ( teniendo en cuenta que el perro estaba estático cuando lo vi). ¿Sería posible? Tal vez, un galgo puede llegar a los 70 km/h ( casi casi es el único perro que puede llegar a esas velocidades, cualquier otro perro se habría aplastado contra el radiador).  Aparte,no es normal que en una autopista haya animales en medio de la calzada. No es normal que el perro pudiera escapar , por mucho que fuera un galgo. Pero sobretodo, no es normal que yo hubiera visto la escena nitidamente en 0,15 segundos, más aún teniendo en cuenta que el tiempo de reacción visual de un humano medio es de 0,25 segundos. Es decir, la historia que os he explicado no pasó fuera de mi cabeza, pero si no hubiera hecho todos estos cálculos me lo habría creído. Esa fue mi primera alucinación realista, de las que es imposible saber si es verdad o es mentira.

Del susto que llevaba hablé con un amigo camionero, con larga experiencia en conducción y en fatiga conduciendo y me comentó que la alucinación del perro , a el no le había pasado pero es muy típica en gente que va agotada y es una manera que tiene nuestro cerebro de activarse y no quedarse dormido.

Bien, aquí empezó a cuajar la idea que iba agotado  aunque no me diera cuenta. El cuidador en muchas ocasiones no se cuida como debería , no descansa lo que debería, y lo que descansa no lo hace con la calidad necesaria. Es decir, se expone a la fatiga crónica, y a los accidentes.

La única cosa de la que me sentía abanderado era que al menos no me había quedado dormido al volante. Poco tiempo después me quedé dormido al volante, por suerte dentro de ciudad, y por todavía más suerte, parado en un semáforo, así que no ocurrió absolutamente nada. Pero a partir de ahí tuve muy claro que debía cuidarme más y descansar más. ¿Como? No tengo solución para ello, en vuestro caso concreto deberéis trabajar para garantizar el descanso del cuidador como una prioridad máxima, dado que literalmente, no descansando se está jugando la vida.

Que quede claro que no soy médico. Todo lo que he explicado en este blog es una experiencia personal acumulada después de años, en ningún caso es una referencia médica o una opinión de un experto. Si tienes delirios, alucinaciones o cualquier otro trastorno en la conducción no vaciles en consultar con tu médico para que estipule si es un problema de cansancio o bien si podrían existir otros motivos a tu problema.

Espero que haya servido.

Nos vemos